Enfermedad de popeye en los peces betta

El popeye o exoftalmia es una infección provocada inicialmente por una hemorragia debido a la acumulación de gases en los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo. La acumulación de líquido causada por la infección puede provocar la separación y desprendimiento del ojo en el pez betta. La enfermedad puede afectar ambos ojos, aunque normalmente afecta a uno solo. El ojo afectado se puede volverse turbio debido al daño en su interior, y puede causar infecciones secundarias en otras partes del pez. El popeye puede causar septicemia y falla en otros órganos, así como infestación de parásitos y otras enfermedades que atacan al pez cuando su sistema inmunológico está debilitado.

Los tratamientos para el popeye o la exoftalmia pueden tardar dos o más semanas porque la causa de la enfermedad es interna y requiere más tiempo para sanar. Para el tratamiento se utilizarán antibióticos y medicamentos con sustancias químicas que afectarán al filtro biológico, debido a esto, utilizaremos un acuario hospital para medicar al pez. “Si” no cuenta con un acuario hospital, puede acceder al siguiente enlace para seguir las instrucciones para su instalación:
>> acuario hospital para peces betta

Síntomas

El pez afectado puede dar señales de perdida de visión y comportamiento letárgico generalizado en su etapa inicial. Los peces afectados pueden presentar turbidez dentro del ojo, derrame sanguíneo e inflamación leve alrededor de uno o ambos ojos. A medida que avance la enfermedad, la inflamación se hará más evidente, y los ojos pueden mostrar signos de ruptura y desprendimiento.

Causas

Una de las causa del popeye o exoftalmia es la decadencia de la calidad del agua, debido a un mantenimiento deficiente del acuario o debido a una falla en el filtro biológico, pero puede estar relacionada también con otros desordenes como el dropsy, la falla renal y las insuficiencias metabólicas que causan acumulación de líquidos en el cuerpo. El popeye puede ser ocasionado también por golpes accidentales que el pez recibe cuando salta fuera del agua, rasgaduras en los ojos cuando son manipulados con mallas rígidas que están contaminadas, o puede ser también producto de lesiones que reciben cuando son atacados por otros peces.

Preparación del acuario hospital

– El acuario hospital no deberá de tener adornos u objetos sólidos con los que el pez se pueda tropezar.
– Podemos colocar cintas de plásticos sujetadas con plomo en las esquinas del acuario, para que el pez se pueda refugiar en ella si así lo desea.
– Ajustamos la temperatura con un calentador y lo fijamos a 26ºC.
– El acuario debe tener aireación inyectada a través de una piedra difusora, pero no deberá de tener filtro con carbón activado ni filtro biológico.

Tratamiento

Para el tratamiento del popeye podemos utilizar uno de los siguientes antibióticos: Ampicilina, Minociclina, Terramicina u Oxitetraciclina y Erictromicina. Utilizaremos también Sal de Epson y Azul de Metileno.

Antibiótico – En el primer día de tratamiento utilizaremos 12.5 mg de antibiótico por cada litro de agua que contenga el acuario (500 miligramos por cada 40 litros de agua), y a partir del segundo día utilizaremos 6.25 mg por cada litro de agua (250 miligramos por cada 40 litros de agua).

Sal de Epson – 4 cucharadita (cuchara pequeña) por cada 40 litros el primer día, y a partir del segundo día bajamos la dosis a la mitad (2 cucharadita/40L).

Azul de metileno – 1 gota por cada 4 litros de agua el primer día, y 1 gota por cada 8 litros de agua a partir del segundo día (1 gota/8L).

Cambios de agua – 40% de cambio de agua todos los días a partir del segundo día. El agua para los cambios de agua tiene que tener la misma temperatura y el mismo pH.

Comida medicada – No alimentaremos al betta durante los primeros 3 días del tratamiento. Al cuarto día lo podemos alimentar con algún tipo de comida medicada que contenga antibiótico, o podemos alimentarlo con hojuelas o gránulos humectado con Oxitetraciclina (10 mg en una cuchara de agua por 3 minutos). Podemos apagar la bomba de aire mientras alimentamos al betta, para que no haya corriente o movimiento de agua dentro del acuario. Retirar la comida no consumida después de 5 minutos.

El tratamiento del popeye puede ser corto o prolongado, dependiendo de la etapa en la que se encuentra la enfermedad, y de las lesiones que pueda tener el pez en el momento de ser tratado. El pez puede tener daños en la cornea, acumulación de fluido en la parte posterior del ojo e infección en la cavidad ocular. Es crítico mantener la calidad del agua y una temperatura estable durante el tratamiento, para que el pez no se estrese y pueda restaurar sus defensas o sistema inmunológico.

    Deje su Comentario

    Su correo no sera publicado.*